PROYECTOS E-LEARNING

Estándar

 

 

Imagen

I. Gestión de proyectos:

En casi todo proyecto que se emprende en la vida, uno de los principales retos es adecuar las expectativas, que pueden llegar a ser muy altas, a la realidad, que por naturaleza es limitada.

En esa adecuación convergen incontables variables, dependiendo del tipo de proyecto que se trate.

En un proyecto e-learning, algunas de las variables a considerar son el tiempo con el que se cuenta para la planificación, diseño e implementación del proyecto; la cantidad de alumnos y su contexto; los recursos humanos y tecnológicos disponibles; los conocimientos previos de los participantes, así como su apertura para el aprendizaje virtual; y, sin poder obviar, el presupuesto del proyecto. Sin embargo, no debe perderse de vista que lo esencial es responder la necesidad inicial, es decir, lo que justifica el proyecto.

Para una adecuada planificación y diseño de un proyecto, se requiere definir con claridad, por lo menos, los siguientes elementos:

  1. Tema: Es necesario delimitar correctamente su alcance.
  2. Finalidad: Se refiere a la necesidad específica que se pretende cubrir con el desarrollo del proyecto.
  3. Modalidad: Si se trata de una iniciativa e-learning o b-learning.
  4. Objetivos: Pueden plantearse unos pocos objetivos generales y otros específicos.
  5. Competencias: Si se trata de un proceso formativo, se debe describir qué competencias se pretende que adquieran los participantes.
  6. Contexto educativo: Se debe tener en cuenta dónde se ubica el proyecto, es decir, cómo es el entorno, si es parte de un plan formativo de una institución educativa, si consiste en una serie de cursos libres que imparte una empresa, si es un proyecto de investigación, etc. También debe considerarse cómo es el ambiente, si los participantes tienen mayor o menor grado de compromiso con el estudio, si hay resistencia, aspectos demográficos, entre otros.
  7. Perfil de los estudiantes: Relacionado con el elemento anterior, en un proyecto formativo, se debe tener en cuenta el público al que está destinado el curso. Es necesario definir claramente los prerrequisitos. También es importante saber cuáles son los conocimientos previos de los participantes en relación al tema, las competencias digitales que poseen, su grado de disposición para comprometerse con el aprendizaje modalidad virtual, edad, grado académico, entre otros.
  8. Perfil de los tutores o responsables: Los tutores a cargo de la implementación del proyecto deben conocer a profundidad el tema, pero además contar con los conocimientos tecnológicos que requiera el tipo de proyecto. Asimismo, se deberá definir el papel que se espera de los tutores, es decir, qué tan activa será su intervención y moderación. Además, para cualquier clase de proyecto formativo e-learning, es necesario que los tutores cuenten con importantes competencias comunicativas y que sepan motivar a los participantes. En un proyecto de investigación o de tipo i + d, el perfil del profesional responsable estará más en función de su experiencia y formación.
  9. Recursos tecnológicos: Se requiere definir el tipo de plataforma a utilizarse, si se usarán blogs, redes sociales y otras herramientas de la web 2.0.
  10. Calendarización: En un proyecto formativo, se deberán fijar los plazos para el desarrollo de los contenidos y el cumplimiento de las actividades. En un proyecto de investigación, se deberán programar las diferentes etapas en un orden lógico.
  11. Contenidos: Los contenidos deben ser de calidad, relevantes en relación al tema, actualizados, acordes al público destino, atractivos y que fomenten el interés de los alumnos. Los materiales didácticos deben contar con un adecuado diseño.
  12. Actividades: Deben implementarse actividades encaminadas a cumplir con los objetivos y a desarrollar las competencias planteadas.
  13. Medios para la comunicación: Estos pueden ser sincrónicos o asincrónicos.
  14. Certificación: Diferentes proyectos pueden generar o no diferentes tipos de titulación o certificación.
  15. Estrategia de diseminación: Ya sea que se  trate de un proyecto de investigación o i + d, deberá diseñarse una estrategia para divulgar los resultados del proyecto de manera eficiente.  Para esto, el uso de blogs y  redes sociales optimizan las posibilidades para darlo a conocer. En un proceso de formación, el uso de blogs y redes sociales también puede resultar útil para atraer la atención de los alumnos desde diferentes espacios virtuales. Además, se pueden crear grupos o comunidades de interés, compartir recursos, en fin, usar otras formas de comunicación, útiles para el proceso de aprendizaje.
  16. Evaluación: La evaluación del proyecto, antes, durante y después de su implementación es un elemento esencial para lograr la calidad del mismo y su mejora continua.

 

II. Mi contexto profesional:

Actualmente en mi contexto profesional poco se conoce sobre e-learning. Soy abogada de El Salvador y he notado cierta resistencia por el aprendizaje virtual. No obstante, visualizo esta circunstancia más como un reto, que como una limitación. Considero que sería factible empezar a diseñar e implementar cursos de derecho en modalidad virtual. Inclusive, algunas asignaturas de la carrera podrían desarrollarse de esta manera.

La realidad del país es que gran cantidad de las personas que estudian en la universidad, trabajan al mismo tiempo para pagarse sus estudios. En tal sentido, tienen el día dividido entre las 8 horas de jornada laboral y las 2, 3, o 4 horas diarias que le dedican a asistir físicamente a la universidad en horarios determinados. Además de esto, las dificultades de transporte hacen que se pierda mucho más tiempo en acudir a las clases. Todo esto sin contar el tiempo dedicado al estudio individual y cumplimiento de tareas. De tal manera que para muchos, la experiencia de estudiar y trabajar resultada realmente agotadora.  Por tal motivo, considero que la flexibilidad de horarios que permite el e-learning podría ser sumamente beneficiosa para este tipo de estudiantes. Si bien es cierto que el e-learning requiere que el alumno invierta tiempo y tenga disciplina, es el mismo alumno el que puede gestionar ese tiempo de la manera que mejor le convenga y compaginarlo así con sus demás actividades.

Me muevo en el área corporativa y lo ejecutivos que dirigen las empresas, se benefician cuando conocen la legislación relacionada con los negocios.  Sin embargo, tienen limitaciones de tiempo reales que les dificultad asistir a un proceso de formación presencial. Por tanto, considero que un proyecto de cursos e-learning también podría resultarles provechoso.

Como ya he expresado anteriormente, el aspecto innovador del e-learning, la flexibilidad de horarios, la inexistencia de barreras espaciales, la infinidad de recursos y herramientas novedosas con las que se cuenta, los distintos tipos de comunicación que se generan, son algunas de las ventajas del e-learning que  me encantaría dar a conocer en mi contexto profesional. Finalmente, me gustaría poder desmentir dos falacias en torno a este tipo de formación. La primera, es que el alumno está solo frente al ordenador, y, la segunda que el estudiante se limita a leer o ver contenidos colocados en una plataforma. Este Máster es prueba de lo contrario.

Hay mucho camino por delante. De momento, debo seguirme formando para poder aportar de manera significativa lo que aprenda. 

Marielos Gutiérrez

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s